Skip to content

Los cursos de Community Manager Gratis de María Rosa Diez Flaquer son una estafa

Es verdad que lo barato sale caro. En noviembre pagué casi 50 euros por hacer los cursos de Community Manager Gratis. Estamos a marzo y no he pasado del primer capítulo.

Esta señora debe de ser una profesora frustrada o debe de tener algún problema con la gente porque, a estas alturas del partido, decide “suspender” a personas hechas y derechas por motivos totalmente peregrinos y no les permite seguir con los cursos.

Ese fue mi caso. Tras una agria discusión con ella por Skype en la que le exigía que me devolviera mi dinero, conseguí al menos que me atendiera por email su asistente (llegué a dudar de si era ella, pero por lo menos bajo la identidad de la asistente aún guardaba un poco más las formas), quien me mandaba deberes absurdos que ni siquiera entraban en el programa.

Si queréis más información sobre esto, dejadme un comentario. Estaré encantada de resolver cualquier duda que tengáis. Lo que sí que os recomiendo es que no le dejéis vuestros datos a esta señora, y menos paguéis por un curso que no vais a conseguir finalizar.

Espero que mi experiencia os sirva de algo.

Anuncios

¿Qué es el edgerank y cómo hago que se vean más mis posts?

stk201238rke9:00 a.m. Café en la mano. Enciendo el ordenador y, mientras hago repaso mental a lo que tengo que hacer durante el día, abro Facebook. Me encanta volver a la realidad cada mañana con las fotos de mis amigos, los chistes que publican, las últimas noticias… Sí, me encanta Facebook, aunque no esté nada de moda decirlo! Aunque sí que es verdad que hay veces que me termino aburriendo porque todo es un poco más de lo mismo, y porque, a pesar de tener más de 500 amigos en Facebook, sólo me entero de la vida de unos 50 como mucho.

¿Y esto por qué es? Porque Facebook nos enseña las actualizaciones de amigos y páginas de interés en función de lo que decide que es más importante para nosotros.

Lo mismo sucede con las actualizaciones de las páginas de empresas a las que estáis suscritos. Si se mostrara absolutamente todo lo que publican todas las páginas que seguís, Facebook sería un caos y un lugar inhóspito. De hecho, se calcula que como máximo un 16% de los fans de una página ve sus contenidos, y la media suele ser un 7%.

Para decidir a qué fans les muestra determinados posts, Facebook utiliza un algoritmo que se llama Edgerank.

 

El Edgerank pondera tres factores: Afinidad, Relevancia e inmediatez.

  • Afinidad. El primer factor es el grado de afinidad entre el usuario y el creador del contenido, para lo que se tiene en cuenta entre otras cosas el grado de interacción: A mayor interacción, mayor nivel de afinidad.
  • La relevancia del contenido publicado es el segundo factor a tener en cuenta, ya que Facebook entiende que cuanto mayor es la interacción de los usuarios con el contenido, de mejor calidad es, para lo que va asignando puntuaciones distintas según el nº de “Me Gusta”, comentarios o veces que se ha compartido el contenido.
  • El tiempo transcurrido desde que se publicó el contenido es el tercer factor de la fórmula del algoritmo, y dice que cuanto mayor es el tiempo desde que se publicó menor es la importancia de éste.

¿Cómo hago que suba el edgerank de mis posts en Facebook?

  1. Incluir fotos en cada post. Facebook da mayor relevancia a los posts con fotos. En segundo lugar a los vídeos, y luego a los links y al texto.
  2. Se aconseja no poner más de 160 caracteres en cada post. Si falta información por añadir, se puede añadir como comentario al post, que también sube la relevancia.
  3. Intentar, en la medida de lo posible, no poner posts desde terceras aplicaciones, tipo Hootsuite, porque no permite a los fans compartir. Sí que permite compartir fotos, con lo que las postales sí funcionarían.
  4. Cambiar la foto de cover regularmente. En la cover no puede haber llamada a la acción, ni información de contacto, ni ofertas puntuales… La Cover es un resumen de quién eres, no es una pieza publicitaria.
  5. Fijar posts en la parte superior regulamente.
  6. Optimizar los thumbnails de los vídeos para que den una idea clara de su contenido.
  7. Monitorizar las métricas periódicamente, y controlar el engagement rate.
  8. Responder siempre a los comentarios
  9. Estar siempre pendiente de las notificaciones de Facebook.
  10. Conseguir que los fans nos metan en sus interest lists
  11. Comentar en otras páginas en nombre de la nuestra. Esto favorece la interacción con ellos y los predispone positivamente hacia nosotros. Además, sus seguidores nos ven.
  12. Reservar un presupuesto mínimo para usar periódicamente (quizá una vez al mes) ads e historias patrocinadas. Facebook también premia las ofertas, descuentos y premios.
  13. Enlaces externos a otras páginas, no siempre a la nuestra ya que el autobombo no está muy bien visto. Enlazar siempre a nuestra página penaliza.
  14. Optimización de los horarios de actualizaciones. ¿Habéis probado a publicar posts fuera del horario de oficina?
  15. Hacer de 2 a 3 posts al día;  pese a que alguien pueda darse de baja por sentirse “bombardeado”, previsiblemente debería aumentar el edgerank, y por tanto el engagement.

Si tenéis alguna duda sobre alguno de estos tips, o queréis comentar cualquier cosa, ¡estaré encantada de leer y contestar a todos vuestros comentarios!

Odio decirlo pero…

¡Pues va a ser que al final tenía razón! Lo que vaticiné el pasado 28 de diciembre en mi post ¿Y cuando venga Facebook con las rebajas? parece que se está cumpliendo.

Estaba claro que la gran red social tenía que rentabilizar su plataforma de alguna manera, y por eso se ha inventado el Edgerank. Como ya se han encargado otros de explicar en qué consiste, no me voy a detener en cuestiones técnicas: sólo diré que es un algoritmo que ha creado Facebook (al estilo de Google) para seleccionar qué posts se muestran en el news feed de cada usuario en función de la relevancia que pueda tener para él.

Esto es más que lógico, teniendo en cuenta que si se nos mostrara absolutamente todo lo que publican nuestros amigos, las páginas de las que somos fans y los grupos a los que estamos suscritos, Facebook sería absolutamente impracticable. Y aquí es donde ha encontrado la vía de monetización, sobre todo porque ahora es una empresa cotizada, y tiene que dar rendimiento a sus inversores.

Después de haber leído multitud de consejos sobre cómo mejorar el Edgerank, he llegado a la conclusión de uno que -aunque no se haya dicho de forma oficial- apostaría va a primar sobre todos: La inversión en publicidad. Esto es, Facebook ads o las historias patrocinadas.

Que sí, que sí, que está muy bien promover los comentarios, hacer que compartan tu contenido y todo eso, pero cuando las grandes empresas empiecen a comprender en qué consiste esto del Edgerank y se den cuenta de que, si no invierten, de nada les va a servir tener millones de fans que directamente no ven sus posts, no tendrán más remedio que destinar una parte de su presupuesto a publicidad en Facebook. ¿Qué significa esto? Que los tiempos de presencia gratuita en Facebook están tocando a su fin. ¿Y esto qué significa? Que una persona que es fan de su restaurante preferido (Pyme) y de Starbucks (Multinacional), dejará de ver las actualizaciones de su restaurante preferido, y sólo verá los de aquellas empresas que, casualmente, destinen grandes presupuestos a Facebook.  Y si no, veremos.

Os imaginaréis que gestiono alguna que otra página de clientes en Facebook, no? Pues bien, ya he recibido tres emails de la red social presentándome sus servicios de Facebook Ads. Recibí el último ayer mismo que, bajo el título “Llega a más fans de tu página” me invitaba a un webinar gratuito que se va a celebrar mañana y que, curiosamente, lleva por título “Presentación de las publicaciones promocionadas”.

Hace un par de años impartí unos talleres sobre redes sociales en una agencia de comunicación. Por aquel entonces, sólo un 40% de las empresas españolas tenía presencia en Facebook. Lancé una pregunta a mis alumnos: ¿Qué pasará cuando todas las empresas quieran estar en Facebook?

Pues parece que ya tenemos la respuesta, ¿no os parece?

GM quería tomates, y Facebook le daba chuletas

Doña Francisca entra en una tienda con la intención de comprar tomates. Se acerca al mostrador y dice: ¿Me da cuatro, por favor? Asombrada, ve cómo el tendero coge un costillar y empieza a cortar chuletas. -Pero si yo lo que quiero son tomates – dice Paquita, a lo que el tendero le responde: “Señora, está usted en una carnicería.”

Algo parecido está ocurriendo con Facebook y las grandes marcas. Recientemente se ha sabido que General Motors, uno de los gigantes mundiales de la automoción, ha decidido retirar su inversión publicitaria (10 millones de dólares anuales) de Facebook.

Esto supone un gran mazazo para la red social, no sólo porque ha perdido a su cuarto mejor anunciante, si no porque lo que prometía ser por fin la vía abierta a la monetización de la plataforma, empieza a estar en entredicho. Además, es muy proble que después de GM caigan más anunciantes.

Estos días se ha leído todo tipo de comentarios, enlazando esta noticia con la OPV “fallida” de Facebook y augurando un negro futuro a la plataforma, a menos que cambie su estrategia. Estoy de acuerdo, pero sólo en parte. Sí que es verdad que tiene que encontrar una forma clara de sacer rentabilidad real de los más de 800 millones de usuarios que tiene. ¿Será Facebook Commerce, rentabilizar las aplicaciones, el edgerank, otro modelo de negocio…? (Nota: creo que el edgerank nos va a dar mucho que hablar, pero comentaré esto en mi próximo post).

Pero no olvidemos que Facebook no ha sido concebida como una plataforma publicitaria, y los que han pensado lo contrario -en este caso, GM, son los que han cometido el error. ¡Ojo! No digo que no haya que invertir publicidad en Facebook. Lo que sí sostengo es que no todo el mundo debería elegir la red social como soporte publicitario. Depende básicamente del tipo de producto que vendas.

De hecho, desde mi punto de vista, Facebook es una plataforma rentable para invertir pocas cantidades de dinero y obtener resultados muy concretos a corto plazo. La fuerza que tiene la red social frente a otros soportes es el poder de segmentación, lo que es infinitamente útil para las Pymes, que no pueden gastar grandes cantidades de dinero en comprar espacios publicitarios en radio y TV.

El leit motiv de estar en Facebook – no lo olvidemos- sigue siendo dialogar, tomar el pulso a tus seguidores, entender qué buscan, qué necesitan…. y enamorarles. Os recomiendo que leáis este artículo de Mujeres Consejeras, que ofrece precisamente las claves y los porqués de estar en Facebook.

“Si quieres que se enamoren de tu marca, sé un buen amante

Facebook no te hará vender más coches, al menos en el corto plazo, pero si mantienes una política correcta, sí hará que valoren tu marca por encima de todas las demás cuando se vayan a comprar un coche. Luego puede ser que en tu marca no encuentren lo que quieran, o finalmente se decidan por otro. Pero eso no es culpa de Facebook.

CURSO EN MADRID: PLAN DE MARKETING EN INTERNET

Llevo varios meses dando vueltas a cómo llegar a emprendedores, trabajadores y pymes que no estén en Internet, o no sepan ni por dónde empezar para echarles una mano con el fin de que puedan incluir los soportes digitales y los medios sociales en su mix de medios.

Era de intuir que tener un blog y publicarlo en las distintas redes sociales no era suficiente, sobre todo porque algo me hace pensar que el empresario o empleado que no se siente cómodo en las redes sociales, no está en Linkedin. Por eso he decidido dar un paso más y diseñar un curso de introducción a la elaboración de un plan de marketing en Internet.

El objetivo de este curso no es que los alumnos salgan siendo expertos en SEO, o en Community Management, pero sí que tengan una noción de los soportes y las herramientas más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de plantearse una presencia en Social Media, y que sepan por dónde empezar a la hora de diseñar una estrategia 2.0.

El curso es muy específico pero a la vez muy general, y tiene como objetivo principal que el alumno salga con una idea generalizada de todo para luego profundizar en aquello que más le interese, bien a través de otros cursos, bien por cuenta propia. Por eso elegir el marco era tan importante: encontré Grupus Formación y Desarrollo, una academia de formación especializada en el Sector Servicios, creada bajo la premisa de que hay que reciclarse continuamente y que no hace falta pagar grandes sumas de dinero para recibir una enseñanza de calidad.

Aquí os dejo el link al programa del curso,  y quedo a vuestra disposición para resolver cualquier duda que tengáis.

Espero veros por ahí, o que vengan muchos empresarios como Pepe el de la famosa zapatería de mi post.

¿Comentarios negativos? Técnica del avestruz

Avestruz

“Es que no quiero estar en las redes sociales por si recibo comentarios negativos o críticas. La gente es muy mala.” Esta es una de las excusas más comunes que oigo para no llevar a cabo una estrategia en RRSS. Al principio se me agolpaban tantísimos argumentos en la cabeza que me costaba encontrar uno para empezar a replicar, pero ahora mismo sólo digo uno: “Pues que sepas que, quieras estar o no, ya están hablando de ti. De ti depende enterarte al menos qué dicen e incluso intentar que lo hagan en tu “casa”.

Otra historia: Hace un par de años, un cliente me contrató para que gestionara su presencia en Internet. Mantuvimos una reunión preliminar para que me enseñaran todo lo que habían hecho hasta el momento. Se trataba de una multinacional de moda con una cierta, digamos, mala reputación. Allá por el año 2006 – la prehistoria, ¿no?- tecleabas el nombre de la marca en Google y la web oficial no aparecía hasta el quinto o sexto puesto. Adivinad qué había en los cinco primeros: Las entradas de foros en los que los tildaban de ladrones y estafadores eran lo más positivo que se encontraba.

Lo que hizo mi antecesor, imagino que por una política impuesta por la marca, fue parchear todos esos comentarios negativos a través de dos acciones principales:

1.- Creación de multitud de microsites temáticos que colgaban de la url principal, pero alojadas en IPs de distintos países.

2.- Eliminar los comentarios en aquellos foros de comparación de producto como Ciao o Ask.com, a través de llamadas a los gestores de las páginas, alegando que esos comentarios eran lesivos para la marca.

Los resultados fueron espectaculares: tres meses después, en la primera página de resultados de Google sólo se veía la web oficial de la firma y sus cinco microsites. ¿Solucionaron el problema? Rotundamente no.

Lo que hicieron fue literalmente la técnica del avestruz: tapar los ojos ante comentarios negativos y no pararse a pensar en qué podían estar fallando y qué podrían hacer para arreglarlo. Las quejas, los insultos y las críticas se seguían produciendo, pero a partir de la segunda página de Google. Desde mi punto de vista, han jugado con fuego y han tenido una suerte tremenda de no toparse con un cliente insatisfecho que sea un líder de opinión en Social Media. Y si no, que se lo digan a Ikea con Microsiervos.

¿Cuál ha sido el resultado? Pues que cinco años después han tenido que hacer lo que no quisieron hacer en su momento: escuchar al consumidor, modernizar sus procesos y ofrecer a los clientes aquello que realmente quieren. Desde mi punto de vista, han malgastado cantidades ingentes de dinero en parchear y han perdido cinco años preciosos para adaptarse al mercado y ser una marca competitiva.

Esta compañía ha olvidado el cambio fundamental que hemos experimentado en los últimos años: el centro de las estrategias ha dejado de ser el producto para pasar a ser el cliente. Y es tan sencillo como que si tu producto no le gusta a tu cliente, pierdes el cliente. Ya no es como antes, que nos teníamos que tragar un contrato telefónico que no nos gustaba porque no había dónde elegir,  una cadena de televisión, o incluso una marca de jerseys. Ahora el cliente tiene voz y lo que es peor, antes te criticaba ante sus 10 o 15 más allegados: ahora puede hacerlo ante millones de personas.

¿Y cuando venga Facebook con las rebajas?

Ya ha salido Facebook con las rebajas. La semana pasada anunciaba que para seguir siendo gratuito, es necesario incluir publicidad. Podéis leer la noticia completa en trecebits. So pena de que algunos me tachen de apocalíptica, creo que deberíamos tomarnos este anuncio como un toque de atención que tiene implicaciones que van más allá de que nuestros timelines se vean invadidos por anuncios.

Facebook está diciendo a gritos que NO HAY NADA GRATIS, y parece que nadie se quiere dar cuenta. A menudo veo cómo grandes marcas muy mal asesoradas incluyen el logo de Facebook en su packaging, compañías cinematográficas que en los carteles de sus estrenos ya no ponen la url de su web, si no el perfil de la película en Facebook, vemos cómo el logo de la red social convive con marcas de lujo en glamourosos anuncios de perfumes. ¿Las marcas están perdiendo el norte? Rotundamente sí.

Logo Fbck en packaging Central Lechera Asturiana

Las grandes marcas ofrecen espacio publicitario gratuito a Facebook

Como apuntaba en mi anterior post, muchos están confundiendo el medio con el fin. El objetivo de una campaña de marketing online no se puede quedar en conseguir multitud de fans en Facebook o de seguidores en Twitter. Hay que cerrar el círculo, y conseguir que esos seguidores vengan a nuestro terreno: que entren en nuestra web y nos dejen sus datos.

Explicado de otra manera: imaginemos que mañana Facebook anuncia que va a cobrar por cada fan que las compañías tengan en la red social, y que si no pagan les cierra la página. Si, como dicen muchos “marketeros”, lo más valioso de una compañía es su cartera de clientes, ¿Qué hacemos poniendo lo más valioso que tenemos en manos de Facebook? Si la red social empieza a poner condiciones leoninas a las compañías que están ahí ¿Qué va a hacer Zara con sus más de 10 millones de fans y Starbucks con sus 36 millones?

Facebook es una herramienta valiosísima para conocer quiénes son nuestros fans, qué les gusta hacer, dónde viven… Pero aún nos queda por hacer el trabajo más difícil: Conseguir que todos esos seguidores vengan a nuestra página web y nos lo cuenten en nuestra casa.

Si aún os queda alguna duda, os dejo una herramienta imprescindible para que midáis el éxito de vuestras campañas en socialmedia y en qué parámetros os tenéis que fijar para saber si estáis yendo por el buen camino: www.tumetricasocial.com

Porque puede que un día venga Facebook con las rebajas y nos pille desprevenidos.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Creéis que exagero o que me quedo corta? ¿Tenéis algún ejemplo que queráis compartir?

Gracias a todos

Qué NO son las Redes Sociales

Hace poco cayeron a mis manos dos propuestas de Social Media Marketing de sendas agencias a una conocida cadena de restaurantes. Me llevé las manos a la cabeza porque eran un auténtico despropósito que hace verdadero daño a los intentos que hacemos a diario porque el marketing en redes sociales y la figura del community manager se profesionalicen y las empresas comiencen a valorarlos.

La primera vendía “social media low cost”. Por 300 euros al mes, ofrecían un paquete cerrado de actividades descritas más o menos así:

–         2 actualizaciones en Facebook por semana

–         3 actualizaciones en Twitter por semana

–         Una entrada semanal en el blog

–         …

La propuesta constaba en total de 2 diapositivas: la portada y el “paquete-oferta”. Miré y remiré el pdf de origen para comprobar si había habido algún problema con la descarga, se había truncado el documento y por eso yo no encontraba por ningún lado el estudio de las necesidades de la empresa, un análisis de su situación actual en redes sociales, un benchmark de la competencia para comprobar qué están haciendo los demás en Redes Sociales y dónde deberían estar ellos, un planteamiento estratégico adecuado a sus necesidades y, por último, una selección de las herramientas y los sites más adecuados para encontrarse con su público y cumplir sus objetivos.

La segunda, a pesar de estar un poco más “elaborada”, era un cúmulo de ideas vertidas por alguien que jamás se ha parado a leerse los términos legales de las principales redes sociales, imprescindibles si se quiere habilitar un perfil corporativo para una tercera entidad. La propuesta en cuestión era un manual de lo que no hay que hacer en Facebook; estaba cargada de ideas como:

–         Crear varios perfiles falsos. Ellos explicaban que así había más posibilidades de obtener un mayor número de fans (¿?)

–         Hacer promociones entre los clientes de los restaurantes para que se hicieran fans de algunos de estos perfiles. Pero ¿lla idea no es obtener fans, y entre estos, conseguir atraer clientes al restaurante, y no al revés?

Por una falta de profundización y de profesionalización, se ha extendido la idea de que lo importante es tener muchísimos seguidores en redes sociales, y ahí termina la estrategia. Del siguiente paso, que es convertir a esos seguidores en clientes, aún se olvidan muchos.  Todavía hay quien cree que la presencia en redes sociales es un fin, y no un medio más para cumplir los objetivos de negocio. De esto hablaré en el siguiente post.

PYMES en Redes sociales: Por qué y cómo

Que levante la mano quien haya oído (o pensado) alguna vez la siguiente frase: “Quiero estar en Facebook porque está mi competencia”. ¿Y esta otra? “Pero si es muy fácil, con crear un perfil ya está”. Ahora, si os acordáis de quién ha pronunciado esas frases, id a sus páginas en Facebook y mirad cómo están: Seguro que tienen no más de 50 seguidores, y llevan si actualizar la página como poco un año. ¿Me equivoco? Pues bien, eso es lo que muchos pequeños empresarios piensan todavía.

Lo primero que yo le preguntaría a un autónomo/empresario que quiere poner su negocio en redes sociales es ¿Para qué?

Antes de comenzar cualquier estrategia en Redes Sociales, deberíamos hacer/hacernos las siguientes preguntas:

– ¿Cuáles son tus objetivos?

– ¿Por qué quieres estar?

– ¿A quién te diriges?

-¿Qué vas a contar?

A partir de las respuestas a estas cuatro sencillas preguntas, se puede empezar a diseñar un plan de presencia en Redes Sociales.

Pongamos ejemplos:

Si eres un investigador que ha dado con un tratamiento para la piel, y lo que necesitas es que la comunidad médica lo conozca para que lo homologue, y así llegar al público final, a lo mejor Facebook no es tu sitio. Quizá necesitas llegar a esa comunidad médica a través de otras vías. (¿Cuáles son tus objetivos?)

Si eres un abogado que no puede, por motivos de ética profesional, desvelar sus casos, pero sí puede mantener a sus seguidores al corriente de sus estudios, de las nuevas leyes y de asuntos legales de interés general, no te recomendaría estar en Facebook, pero sí en Linkedin, a través de la participación en grupos de discusión, o incluso de la creación de un foro para tratar esos temas. (¿Por qué quieres estar?)

Si tienes una fábrica de placas solares, y tu finalidad es llegar a los ingenieros para que conozcan tu producto y lo prueben, en principio no tiene mucho sentido que estés en Facebook. En cambio, si tu finalidad es que la gente compre placas solares individuales para instalarlas en sus hogares, a lo mejor sí que deberías estar. (¿A quién te diriges?)

Respecto a la última pregunta, estoy harta de ver empresas que utilizan su perfil en Facebook para contar su rollo corporativo, cuando no interesa a NADIE. ¿Estoy siendo un poco radical? Bueno, lo voy a suavizar: NO UTILICES FACEBOOK PARA CONTAR TU ROLLO CORPORATIVO. NO LE INTERESA A NADIE. Creo que me ha quedado mejor, no?

En resumen: hay que adaptar el mensaje y la forma de escribirlo, al medio. Volvamos al ejemplo de mi querido Pepe, el dueño de la zapatería (ver el anterior post).

En principio, los objetivos de Pepe serían dar a conocer sus productos entre sus clientes actuales y potenciales y así, aumentar las ventas. Pues bien, a Pepe le recomendaría tener una presencia sólida en Facebook, lanzar promociones en Foursquare y en Facebook Places y apoyar todas las estrategias en  Twitter para captar clientes.

¿Y qué tipo de cosas podría contar? Otro consejo: PONGÁMONOS EN LA PIEL DEL USUARIO DE FACEBOOK. En Facebook se entra para cotillear, ver las últimas fotos de nuestros amigos, enterarnos de qué han hecho el fin de semana y poco más. ¿Qué me gustaría encontrar en Facebook? información de interés para mí. ¿Por qué motivo puedo hacerme fan de la página de una zapatería? Para que me informen del horario de apertura, del comienzo de las rebajas, que me enseñen una foto que han visto en una revista y que les ha gustado, que me den consejos de estilismo para combinar el calzado que venden… NO ME INTERESA NADA el último informe de la asociación de vendedores de zapatos sobre las ventas del sector, o el escrito que van a mandar a la asociación de comerciantes del barrio para que limpien las aceras, ni todas esas cosas que son tan importantes para Pepe pero que, sinceramente, a sus clientes NOS IMPORTA UN BLEDO.

Así, para estar en redes sociales es importante saber qué se quiere conseguir, a quién nos vamos a dirigir y, por último y no menos importante, cómo.

La historia de la zapatería de Pepe o por qué las PYMES no se atreven a dar el salto digital

Pepe tiene una zapatería en una capital de provincia española. Ha oído que algunos de sus competidores tienen perfiles en Facebook y en Twitter, que dicen que ahora venden más, y que algunos de sus clientes están fuera de la provincia e incluso fuera de España. Como su competencia está en Redes Sociales, él también quiere estar, así que se pone manos a la obra. Pero se encuentra con varios problemas:

1.- No sé por dónde empezar. Una tarde, al cerrar la zapatería y después de haber hecho la caja diaria, Pepe decide quedarse en la tienda para abrir los perfiles en Facebook y en Twitter. Y empiezan las dudas: ¿Página corporativa o perfil personal en Facebook? ¿Y Google+? ¿Debería estar también allí? ¿Cómo hago que la gente me siga en Twitter? Y ahí no acaba la cosa: una vez que ha conseguido crear sus perfiles, la siguiente duda es ¿y qué pongo?

2.- Demasiados perfiles que gestionar. Día a día, con los clientes, la tienda, la caja, los pedidos, la gestión de stock, Pepe no encuentra el momento para sentarse y gestionar sus redes sociales. Cuando lo hace, se vuelve loco con tantas páginas abiertas, así que al final pone lo mismo en cada red social, aunque hay muchos días que sólo abre Facebook, que es la que mejor conoce.

3.- Sobreabundancia de información. Cuando navega por Internet para “inspirarse”, se da cuenta de que hay miles de zapaterías como la suya y también con perfiles en las redes sociales intentando comunicarse con sus clientes, así que se pregunta: ¿Por qué me van a hacer caso a mí? ¿Qué es lo que puede interesarles?, y volvemos a la pregunta del primer punto: ¿Qué pongo yo? ¿Cómo me diferencio?

4.- No quiero compartirlo todo. Esta es una de las trabas más comunes que nos encontramos entre las PYMES.  Pepe se plantea: Si cuento en mi página de Facebook que tengo una oferta especial para mis seguidores, mi competencia lo va a ver y me va a copiar la idea, y no quiero mostrar todas mis estrategias para captar clientes y, además gratis! Así que se limita a dar los buenos días a sus seguidores, a felicitar el fin de semana y así sus “secretos” están bien guardados, tan bien, que no se enteran ni sus posibles clientes.

5.- No tengo personal para que se dedique a esto. El negocio de Pepe es más bien pequeño. Tiene a una empleada para ayudarle a tener el almacén ordenado y para atender a los clientes mientras él sale a hacer papeleos y no para estar navegando en Internet, y menos, en horas de trabajo. Además, no se puede permitir pagar a nadie externo para que le actualice cuatro tonterías cuando además, no sirve para nada.

6.- No quiero que hablen mal de mí. El otro día vio en las noticias cómo por culpa de las redes sociales, un famoso programa de TV se quedó sin anunciantes, e incluso oyó que habían montado una campaña para hundir a una conocida marca de chocolatinas. Pepe no quiere exponer su zapatería a que a unos desaprensivos se les ocurra hablar mal de un negocio que le ha costado tantísimo dinero y esfuerzo, y perder a sus clientes.

7.- No ayuda a mi negocio. Pepe lleva tres meses con un perfil en Facebook (del que se han hecho fans sólo sus amigos, familiares y algunos clientes de toda la vida) y en Twitter, que sólo tiene 10 seguidores. Se pregunta cómo es posible que su principal competidora, la dueña de la Zapatería Casanova, asegure que sus clientes han aumentado en un 20% gracias a las Redes Sociales, y que incluso se está planteando abrir una tienda en Internet.

8.- Es una pérdida de tiempo. Por todos estos motivos, Pepe decide seguir dedicando todo su tiempo a lo que realmente sabe hacer y ha hecho toda la vida, porque/aunque sus ventas se vean cada vez más mermadas por la crisis y esté empezando a perder dinero.

A Pepe le pasa lo mismo que al 67% de las PYMES en EE.UU. (¡!), según un estudio elaborado por  Socialstrategy1, y OfficeArrow* que sostiene que éstas no invertirán en redes sociales en 2012 por los mismos motivos.

¿Qué pasaría si hiciéramos el mismo estudio en España? Pues me aventuraría a decir que ese porcentaje sería sustancialmente más alto. ¿Y qué podemos hacer para ayudar a las PYMES a superar estas barreras reales? El fin de este blog es, precisamente, tender una mano a los autónomos y pequeños empresarios para que el salto no les dé tanto vértigo.

A %d blogueros les gusta esto: